Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales | USAC

Guatemala, 20-07-2007

Una década de excelencia académica

Por Carmen Rosa Pineda de Guevara

Este artículo es una transcripción literal, tomada de la revista Opinión / Edición Especial Conmemorativa, publicada en mayo de 2005, a diez años de la creación de la Jornada Matutina.


Han pasado diez años desde que la Jornada Matutina de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala, inició sus actividades académicas, durante la decanatura del Licenciado Juan Francisco Flores Juárez.

Han sido diez años de abrir brechas, de lucha, de satisfacciones, de muchas alegrías y también de muy pocos momentos tristes.

Durante este tiempo, la Jornada Matutina ha estado bajo la coordinación del Licenciado Rafael Godínez, una persona incansable para el trabajo, un docente de vocación y ex-decano de nuestra facultad.  La labor del Licenciado Godínez, como todos y todas lo llamamos, es evidente. Ha logrado que la jornada haya alcanzado un prestigio dentro y fuera de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Sin embargo, la lucha ha sido dura, pues muchas personas se han opuesto a la existencia de la jornada, ya que aducen que es para una élite y por lo mismo, han tratado de entorpecer su funcionamiento.  Otros, por el contrario, sienten admiración por el trabajo que se hace y porque saben que es la mejor prueba de que cuando se quiere mejorar el nivel académico, se puede hacer, siempre exista plena convicción de poder hacerlo.

¿Cómo nace la Jornada Matutina?

Inició sus labores en enero de 1995, con una población estudiantil de aproximadamente 120 estudiantes, distribuidos en dos secciones.  Durante el primer año, sólo cinco profesores formaban el cuerpo docente:  El Licenciado Edgar Neftalí Pérez (Q.D.E.P.), impartía los cursos de Derecho I y II; la Licenciada Rosario Gil, Sociología y Sociología de Guatemala; la Licenciada Edna González Camargo, Historia de la Cultura y Ciencia Política; la Licenciada Loyda Gómez, Técnicas de Investigación y Estadística; y la Licenciada Carmen Rosa Pineda de Guevara, Lengua y Literatura y Filosofía.

Desde el principio, tanto docentes como estudiantes estuvieron conscientes del compromiso que adquirían.  Se sentaron las bases de cómo debía ser el trabajo, se fijaron las metas y los objetivos.  No se permitió la mediocridad.   Se exigió un rendimiento, acorde a sus capacidades, ya que los alumnos tenían la ventaja de que, en un alto porcentaje, solamente se dedicaban al estudio.  También, se formó un ambiente de familiaridad, sin que por eso se perdiera el respeto.  Los alumnos y alumnas fueron llamados por su nombre y dejaron de ser un número de carné.

A medida que pasan los años, el número de estudiantes y de docentes, se incrementó, sin que se perdieran los objetivos iniciales.  La exigencia y disciplina de estudio aumentó a medida que se avanza en la carrera, de tal manera que los alumnos y alumnas suelen aprobar todos sus cursos al terminar el quinto año.  El promedio en tiempo para graduarse es de seis a seis años y medio.

Una actividad que surgió en el curso de Lengua y Literatura, actualmente se le denomina, Comunicación, fue la representación de la obra de teatro, la cual se convirtió en una tradición y que hasta la fecha, se lleva a cabo por los alumnos de primer año.  Otra actividad importante es la organización del Festival de Cultura que se organiza cada dos años, por los alumnos de años superiores. ¡La edición de la Revista de la Jornada!, ¡y qué decir del seminario con que se culminan los estudios de los alumnos de quinto año!

¿Cómo ha destacado la Jornada Matutina?

Además del alto nivel académico, los estudiantes han participado en mesas redondas, talleres, congresos y debates con estudiantes de las otras facultades de Derecho de las Universidades Privadas.  A nivel internacional, han viajado a varios países para participar en Congresos  y otras actividades inherentes a su carrera.  En ambas situaciones, lograron poner en alto el nombre de la Facultad y por ende, el de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

 ¿Cuáles han sido los frutos?

Después de 10 años de actividades docentes, la Jornada Matutina no sólo ha egresado profesionales del Derecho que son solicitados tanto por entidades públicas como privadas, sino que también se han incorporado al Claustro de Catedráticos, Abogados y Abogadas que sienten vocación por la labor docente.

Momentos tristes

A pesar de sus pocos años, en la Jornada Matutina se han tenido momentos de pesar y tristeza.  Uno de ellos fue, cuando en plena lección inaugural del año 2003, se nos comunicó el deceso del insigne maestro Doctor Fernando Velásquez Carrera.

No menos triste fue la partida del Licenciado Edgar Neftalí Pérez, catedrático fundador, en mayo de 2004.

A nivel alumnado, hemos sentido pesar por el trágico fallecimiento de dos jóvenes alumnos de primer año, en los años 2002 y 2003.

Seguramente, hay mucho más que contar de la Jornada Matutina y de tantas otras actividades que se han realizado.  Tampoco he mencionado el nombre de destacados catedráticos que forman parte del cuerpo docente, de ex-alumnos que han descollado en otras actividades.  Pero desde el anonimato, nos sentimos satisfechos de contribuir a engrandecer a nuestra querida FACULTAD DE DERECHO.

 

Copyright © 2007 Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales - USAC
Unidad de Procesamiento Electrónico de Datos - UPD